Intiwatana Aobamba

Trabajos de investigación y filmación en la INTIWATANA de Aobamba - Estudio arqueoastronómico
candelabro de paracas




Como el resto de los sitios ocupados por los incas en el cañón del río Urubamba, en las proximidades de Machupicchu, en el conjunto de Intiwatana existen andenes, recintos y lugares ceremoniales con esculturas líticas.

--Equipo Bohic Ruz

El río Urubamba al continuar su vertiginoso recorrido por el cañón de Machupicchu hace una curva que se alinea con la zona donde se capta el agua para las instalaciones de la central. Allí en el kilómetro 121 de la vía férrea se ubican las plataformas agrícolas y el conjunto ceremonial.

En la parte más baja de la ladera ocupada por el sitio arqueológico, que los campesinos conocen con el nombre de cerro "El Calvario", se ha trazado el desarrollo de la vía férrea que forma un zig-zag para poder salvar la excesiva pendiente. Hacia abajo de la ferrovía están las amplias instalaciones de la Empresa de Generación Eléctrica Machupicchu.

El área descrita se sitúa en la margen izquierda del río Urubamba, que más adelante recibe las aguas del riachuelo Aobamba. El lugar fue visitado por viajeros y por los integrantes de la expedición científica que dirigía Hiram Bingham, quienes hicieron el primer reconocimiento científico del sitio. Los andenes agrícolas siempre fueron utilizados por los campesinos afincados en la zona, quienes probablemente saquearon las tumbas existentes en el sitio, mucho antes de la llegada de la referida expedición. Se trata de un testimonio pre-hispánico muy poco documentado del cual casi no existen referencias.

Una Intiwatana desconocida en el Urubamba

Descripción del conjunto

intiwatana aobamba

El lugar se encuentra encerrado por empinadas laderas que descienden hasta el río. Hacia el lado Oeste se encuentran los cerros Llactapata y Puncuyoc, hacia el Norte el cerro San Cristóbal, en la margen derecha del río Urubamba y al lado Sureste el cerro denominado Yucaypata. En ese marco de accidentada topografía destaca en el lado Este, en la parte alta de la ladera, una especie de promontorio rocoso conocido como Yanacaca. Esa formación lítica se aprecia a la distancia como la silueta de la cabeza de una llama y está ubicada justamente en un lugar que se observa desde el Intiwatana de Machupicchu.

Es probable que ese elemento natural haya motivado la creación del sector ceremonial que describimos, que ha sido escogido de manera tal que tenga visuales directas hacia la parte posterior de Machupicchu. Del sitio se puede ver a la distancia el promontorio piramidal donde se ubica el Intiwatana de Machupicchu, observándose un recinto con dos ventanas y plataformas escalonadas.

Alineación con el centro ceremonial de Machu Picchu

intiwatana

Los incas dieron formas escultóricas a los afloramientos de rocas que hallaban en los lugares a los que reconocían un carácter mágico o religioso. En el presente caso la dura roca granítica se esculpió con maestría para expresar simbolismos de la compleja cosmovisión del Tawantinsuyo.

Adosada a la pendiente de la ladera la fuente ceremonial está ubicada de cara hacia el Nor-Este, al igual que los asientos ceremoniales y la escultura piramidal situados a pocos metros de distancia, formando un conjunto de uso ritual orientado hacia el sol naciente. Coincide en la misma orientación con la ubicación del montículo piramidal de Machupicchu, que se divisa a la distancia.

La fuente ha sido plasmada como un bloque de roca granítica plana y vertical, de cuatro metros de largo por un metro sesenta de alto y apenas ochenta centímetros de ancho. Ha sido esculpida en una afloración de roca haciendo coincidir en su parte media un canal, también tallado en la piedra, que permite el acceso del agua que luego sale por cuatro surtidores cortados en la cara de la piedra, como aperturas cuadrangulares, equidistantes sesenta centímetros una de la otra.

Este volumen lítico ocupa la parte central del espacio sagrado y constituía el adoratorio principal. Con gran maestría la escultura proporciona, gracias al juego de luces y sombras que acentúan su concepción geométrica, la visión de un signo escalonado, de honda significación en la iconografía Inca.

El signo escalonado está vinculado al rayo, Illapa, que a su vez es la divinidad asociada al agua. Sin embargo, la cara de la escultura que recibe la luz del sol de la mañana es un triángulo truncado, forma geométrica que podría relacionarse al culto de Punchao, la divinidad del día.

Hacia el lado Este de la escultura, existe sobre la misma roca una plataforma labrada con escalinatas de forma curva, que van descendiendo hacia un barranco cortando verticalmente. Esta talla cóncava recibía el agua que discurría la fuente ceremonial y la derivaba para que caiga como un velo, por el corte vertical de esa quebrada.

El uso y función de esta escultura, y su verdadera denominación en época Inca aún nos es desconocida, debido a que no se han hecho trabajos de investigación etno-histórica y arqueológica.

Gracias a la calidad del material lítico sobre el cual se ha labrado la escultura, su estado de conservación es bueno, aunque es lamentable el abandono en que se encuentra el sitio, carente de un acceso directo y cómodo.

Intiwatana con función específica

La presencia de los elementos indicados cumple una función ritual, calendárica y de medida del tiempo en varios sectores del complejo urbano de Machu Picchu.
Los estudios arqueoastronómicos permiten dar una interpretación sobre una conexión astronómica entre el centro ceremonial de Machu Picchu y esta IINTIWATANA de Aobamba.